Aplicación de Plasma Rico en Plaquetas, una técnica que está revolucionando la dermatología estética – PRO-SALUD News- 09/06/2010

Se enmarca dentro de la Medicina Biológica (Orthomolecular)

En nuestro país esta herramienta se utiliza hace ya una década, aunque en otras área de la medicina como por ejemplo la odontología para regenerar hueso antes de aplicar un implante, la reumatología para recuperar la articulación de la rodilla o la clínica para cicatrizar heridas profundas y curar escaras.

Buenos Aires – “Hace ya diez años la aplicación de Plasma Rico en Plaquetas se utiliza a nivel local para solucionar determinadas problemáticas en algunas áreas específicas de la medicina como por ejemplo la odontología (regeneración de hueso antes de la aplicación de un implante), la reumatología (recuperar articulación de la rodilla), o la clínica. También entre los primeros usos, más relacionados con lo estético, comenzó a experimentarse con el objetivo de resolver la alopecia o caída del cabello”, explicó a PRO-SALUD News la doctora Laura Szafirstein, médica dermatóloga especialista en dermatología clínica y estética, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) y jefa del sector de Patología Vulvar del servicio de Dermatología del Hospital General de Agudos Dr. E. Tornú.

“Ese fue el puntapié inicial -continuó la especialista- para que en la actualidad podamos contar con esta metodología para el abordaje de cuestiones estéticas en las cuales el principal objetivo es alcanzar notables cambios en la piel que se vuelve más tersa y se ilumina haciendo que las arrugas sean menos notorias”.

El organismo produce todo aquello que necesita para estar en equilibrio. Sobre ese concepto se basa la utilización del Plasma Rico en Plaquetas (PRP), una técnica que se enmarca dentro de lo que es la medicina biológica (Orthomolecular) que comenzó a desarrollarse en Estados Unidos, Inglaterra y España en los años ’60, y cuyo eje pasa por trabajar en salud, cuando los síntomas de determinadas enfermedades y los signos de diversos procesos aún no han aparecido. Así, la intención es acompañar el proceso de envejecimiento y alcanzar una mayor longevidad.

Es por eso que antes con fines médicos y ahora además buscando el bienestar estético, se recurre a la aplicación del PRP. Es que las plaquetas son las células del cuerpo humano con mayor proporción de factores de crecimiento, razón por la cual al inyectarlas en algún tejido del organismo, comienzan su tarea de generar o regenerar ese mismo tejido.

¿Pero, cómo se llega a utilizar esas plaquetas?. Tal como detalló a doctora Szafirstein los pasos a seguir son varios. “Primero se le extrae sangre del paciente, no mucha cantidad sino una similar a la de cualquier hemograma. Luego esa sangre debe centrifugarse para poder separar las plaquetas que finalmente serán reinsertadas mediante la mesoterapia en el área del organismo a tratar, no sin antes ser enriquecidas con citrato cálcico”.

“Lo bueno de esto es que los efectos pueden apreciarse apenas la sangre enriquecida ingresa al organismo pues ésta libera una gran cantidad de los mencionados factores de crecimiento que regeneran y reorganizan los tejidos dañados”.

“La sangre que se extrae es suficiente para tratar el rostro, el cuello y el dorso de las manos y los brazos. No obstante, el plasma que resta de la centrifugación -llamado ‘pobre’- se utiliza emulsionado luego de la mesoterapia, puesto tiene propiedades antiinflamatorias”, agregó la especialista.

“Después de haber aplicado el PRP la piel lucirá más luminosa, tersa y con una tonalidad radiante. Pero el efecto rejuvenecedor no termina allí dado que la aplicación también ayuda a disminuir las arrugas finas y las líneas de expresión, y a la retracción de las zonas que poseen flacidez. Su acción es profunda y sus resultados duraderos (llega a la máxima expresión entre los 20 y 30 días y se sostiene durante meses), debido a que el colágeno se regenera progresivamente”, consignó Szafirstein respecto a este procedimiento natural e indoloro, que no posee contraindicaciones ni reacciones adversas.

Si bien cualquier persona en todas las edades puede someterse a este procedimiento, vale mencionar que previamente debe realizarse un análisis de sangre para que el médico tratante pueda conocer la cantidad y calidad de sus plaquetas.

“Al margen de ese dato es fundamental la consulta médica porque yo por ejemplo en lo personal y aunque puede usarse, no recomiendo la aplicación de PRP en personas menores de 25 años pues considero que el paciente aún se encuentra en desarrollo, razón por la cual no es necesario comenzar con los tratamientos ni de relleno (que éste no lo es) ni de carácter restitutivo cutáneo que sí es el caso”, finalizó Laura Szafirstein.

Número de matrícula de la especialistaconsultada:

Dra. Laura Szafirstein: M.N. 51.120

Ver nota en Prosalud-news.com