Llegó el verano! Consejos para exponerse al sol

 

 

Elección de fotoprotector:

En primer lugar, utilizar un fotoprotector adecuado para cada tipo de piel y según las circunstancias de exposición.

El índice de fotoprotección del protector solar nunca debe ser menor a 30 y la consistencia del mismo (crema, gel, aerosol) debe seleccionarse de acuerdo al tipo de piel. Si la consistencia no es la adecuada, entonces, pueden desarrollarse patologías o lesiones derivadas. Lo ideal es que el bronceado sea progresivo, sobretodo, durante los primeros días de exposición.

Es importante aplicar el fotoprotector 30 minutos antes sobre piel limpia y seca y no utilizar perfumes antes de la exposición solar.

Utilizar fotoprotectores resistentes al agua, sobre todo por la sudoración, y repetir la aplicación cada dos horas aproximadamente. No olvidar aplicar en nuca, labios, ingles,  pabellones auriculares y empeines.

 

Los hombres:

Los varones con poco pelo deben utilizar gorro, además del fotoprotector, durante todo el año.

 

Niños:

Para los niños, se recomienda protectores resistentes al agua y máximo cuidado desde el nacimiento hasta los 18 años. Los niños menores de un año no regulan la temperatura, por lo que se aconseja no exponerlos y solamente utilizar fotoprotectores a partir de los seis meses de edad.

 

Horarios:

Considerar aumentar el FPS entre las 10:30 y las 16:30 y, si es posible, evitar exposiciones entre las 12 y 15 hs. Si la exposición es inevitable, usar bloqueadores totales en dicho horario.

En días nublados, existe riesgo de quemadura puesto que el 90% de los rayos UV atraviesan las nubes. En la arena, el agua y la nieve, la radiación solar se intensifica por el reflejo propio de esas superficies. La radiacion solar es más intensa en zonas cercanas al Ecuador y el riesgo de quemadura se incrementa con la altura.

 

Más consejos!

Si toma fármacos fotosensibilizantes, evite la exposición o aumente el factor de protección.

Beber abundante agua durante y después de la exposición solar ayuda a reponer los líquidos corporales y evita la pérdida de minerales y nutrientes.

El uso de protectores solares no sólo evita el fotoenvejecimiento y la aparición de lesiones cancerosas sino que además previene la aparición de reacciones alérgicas, motivo cada vez más frecuente de consultas dermatológicas.

Consulte al dermatólogo por cualquier lesión que se agrave o se desencadene a partir de la exposición solar.

 

Dra. Laura Szafirstein